#Writing Challenge Día 3

Acerca de cómo te sientes hoy.

Quisiera escribir un texto del que se perciba una emoción exaltada, una alegría desmesurada pero no, mis deseos no se pudieron cumplir.

Hoy fue un día normal en que me sentí muy baja de ánimos, la mayor parte del día tuve ganas de estar en la cama durmiendo y así lo hice por algunas horas vespertinas.

En el desayuno fuimos a casa de mi madre, ahí no me sentí cómoda principalmente porque le molesta verme con la flojera a cuestas y me lo hace saber lo cual me genera cierta molestia, en fin, que nuestra relación desde que soy adulta suele ser agridulce.

Aunque fue un hermoso día lluvioso, no lo pude disfrutar, creo porque me negaba a leer los muchos textos con sus múltiples páginas sobre literatura clásica que debía cubrir para hacer una tarea de un curso en línea. No es que la asignatura no me guste, pero los textos son largos y como se debía entregar hoy, la prisa me ejerció algo de estrés.

Hace un momento la terminé y no me siento nada orgullosa del resultado, no creo que haya logrado una comprensión profunda del contenido.

Diana Cámara

Anuncios

#Writing Challenge Día 2

Sobre la ropa que llevo puesta.

Son frescas las mañanas en la ciudad de Mérida, Yucatán, México; a las 5:30 am me levanto diariamente para acudir al trabajo cotidiano pero a pesar de que amanece a una temperatura agradable, lo cierto es que esta ciudad es calurosa, los que aquí vivimos nos hemos acostumbrado a soportar de los 35°C a los 45°C, el clima cálido nos obliga a vestir con ropa fresca aunque yo prefiero los climas fríos porque creo que las personas se ven más elegantes con saco y corbata.

Un atuendo cómodo es importante para una maestra, generalmente se usa uniforme pero nosotros aún no hemos establecido uno así que este día me vestí con una blusa azul de tela fresca y un pantalón amplio de color azul que compré en una tienda económica para usar en un viaje que hice a la ciudad de México, la capital de nuestro país, escogí un pantalón amplio porque el trabajo que iba a realizar en aquella ciudad implicaba estar sentada durante toda una jornada.

Hoy decidí utilizar ese pantalón debido a que he tenido problemas en el colon y prefiero tener la zona del abdomen sin presión. El atuendo lo culminé con unos zapatos de tirantes y poca altura, lo suficientemente cómodos como para girar en mi trabajo. Mi colección de zapatos está conformada por sandalias y zapatos de tirantes, aquí es prácticamente imposible calzar con zapatos cerrados o botines y de hacerlo se corre el riesgo de contraer hongos.

Diana Cámara

243 palabras

#WRITING CHALLENGE

writing challenge

  1. Acerca de ti.

Tengo 32 años, 10 de ellos desempeñándome como docente. Mi relación con las letras es reciente, el año pasado me topé con un curso de poesía y sin pensarlo demasiado me inscribí,  cursarlo abrió en mí el amor por las letras que antes no existía, por lo que continué en un taller virtual de formación literaria en el cual he aprendido de manera intensiva.

 Mi  vocación es el estudio y el conocimiento mi pasión, me atraen las personas intelectuales, de buena conversación y gran sabiduría.  Siempre he sido cercana a las artes, en mi adolescencia fui bailarina de folklore mexicano por ello estudié también una carrera en artes. Mi esposo es maestro y estudió pintura en bellas artes por ello en casa abunda la música, el baile, la pintura y ahora las letras.

 Soy una mujer sensible a mi entorno e intensa en mis relaciones, las lágrimas han sido mis compañeras en los momentos felices y en los más tristes, transito fácilmente de la felicidad a la tristeza en extremos, lloro con facilidad y puedo sentir mucho dolor tanto físico como emocional. La parte buena de mí es que disfruto intensamente los bellos momentos y los recreo fácilmente.

200 palabras

 

 

2007.

Fue pasión, lujuria, deseo. Anya conoció a Juan en la primavera de 2007, habían establecido comunicación por Messenger, no se conocían en persona sin embargo él vendría a vivir por un tiempo a la ciudad así que entró a una de esas páginas de citas y ahí conoció a Anya. Antes de verse habían intercambiado un par de fotografías y charlado lo suficiente como para re-conocerse.

El día llegó, se citaron a las afueras del hotel donde él se quedaba de manera provisional. Juan era verdaderamente alto y apuesto, Anya en alguna ocasión llegó a decir que tenía un parecido con Matt Damon y sí, era del norte del país, de piel blanca y con 1.85 de alto, tenía un rostro angelical que no encajaba con ese rudo y musculoso cuerpo; por el contrario ella medía 1.60 de estatura, era morena y de un hermoso cabello largo oscuro.

Juan la invitó a pasar a su cuarto, para ese momento Anya estaba completamente hipnotizada con su belleza pero trataba de disimular, por su parte él era amable y cortés.

Dentro del cuarto ambos bebieron la primera cerveza mientras charlaban acerca de ellos y sus estudios, al intentar alcanzar la segunda cerveza Juan rozó la pierna de Anya y ésta sonrió, él introdujo aún más la mano en su diminuta falda mientras se le acercaba entonces se transformó, de manera vigorosa la despojó de su ropa a la vez que ella le besaba el pecho, le acariciaba los brazos y lo desnudaba, ya sin ropa la llevó hacia la cama, alcanzó la siguiente cerveza, bebió un sorbo y el resto lo esparció sobre el cuerpo de Anya para beberlo deslizando su lengua por sus grandes senos, bajando por su vientre, lamiendo sus fuertes muslos y recorriendo cada poro de su morena piel, deteniendo su lengua en cada uno de sus lunares.

Era la primera vez que Juan la tocaba pero recorría su cuerpo como si le fuera conocido, como a un territorio explorado, la humedad de Anya se expandió por la sábana y él supo que ella estaba lista para recibirlo. Entre caricias y besos él entró en ella suavemente, la humedad se esparció por toda la habitación, también los espejos del baño se empañaron con el aliento de Anya mientras Juan la sujetaba del cabello, fue el día en que conoció el orgasmo.

Al terminar, se cayeron las máscaras, los cuerpos volvieron a desconocerse. Juan la comparó con la chica de quien él estaba enamorado, Anya se lo tomó a mal pero intentó no mostar su desagrado. Él continuó hablando sobre religión, las costumbres y la alta moral que tienen las mujeres del norte del país lo cual fue desagradable en oídos de Anya pues ella estaba muy lejos de considerarse una persona religiosa además defendía su libertad sexual y con ello su moral distaba mucho de ser la que el típico hombre del norte valora.

Algunos minutos después se vistieron, salieron de la habitación. Juan la acompañó a tomar un taxi, se despidieron con un beso en la mejilla y desde entonces no han vuelto a verse. Mientras el taxi se alejaba Anya confundida pensaba ¿cuál fue el lenguaje que sus cuerpos reconocieron pero desconocido para sus almas? ¿Volverían a verse… por casualidad? ¿Tendría algún sentido?

Ese día por la noche, Anya se conectó. Ambos estaban en línea…

Diana Cámara

Corazón anestesiado

Una eternidad ha transcurrido desde la última vez que tu nombre acompañó al mío. Infinitas las veces en que tu historia me persiguió.

Mencioné tu nombre hasta cansarme durante mil tardes de soledad delirante y en las noches sombrías en las que después de ti, sólo tenía a la luna como amiga.

Al borde de la locura enmudecí, mis labios no volvieron a mencionarte, el tiempo anestesió este triste corazón.

Diana Cámara

Mx

Habitante de la oscuridad

Habitante de la oscuridad soy, cada noche subo una colina a cuestas mientras observo las estrellas brillar, luces intermitentes, alma de hadas que bailan al unísono , entonces en la presencia de ese ensueño siento que pertenezco a la luz pero me engaño, mi hogar es abajo.

Algunas noches mi danza es iluminada por el reflejo de la luna pero como todo baile tiene un final, cuando el telón cae, ruedo hacia abajo, al lugar donde a ciegas camino entre seres oscuros liderando ciegos que no pueden ver mis harapos, solo entonces me siento privilegiada por poder apreciar la luz… Aunque sea por un momento.

Diana Cámara

13 de septiembre

Mx

Deseo

La imagen puede contener: una o varias personas

Es en tu silueta donde las líneas se vuelven perfectas.
Son tus músculos las formas que quiero pintar,
Es tu voz varonil el sonido conmovedor que cautiva a las golondrinas.
Todas ellas te ven, todas ellas te admiran.
Es la lejanía la mayor provocación.
Forma masculina, aroma de hombre, yo te admiro y tú lo desconoces.

Diana Cámara
3 de noviembre de 2017

A ella…

Resultado de imagen para ñiña arte

Ama… El azul del cielo, el blanco de las nubes.

Ama, una mano amiga, una caricia sincera.

Ama, la aventura en las alturas  y la serenidad de las llanuras.

Ama, no te detengas, siente.

Sólo tienes una vida y tú decides cómo vivirla.

Lucha por lo que amas,

Destroza,

los obstáculos que te impiden ser feliz.

Ama y entrega tu tiempo a quien lo merezca,

si no encuentra lugar tu amor retírate,

que para alguien siempre serás bella.

Ama, los límites están en tu mente.

No temas, la religión nos ha enseñado a temer.

Sé libre y da amor,

porque estamos tan faltos, tan carentes y tan necesitados…

 

Diana Cámara Chan
Mérida, yuc.
25 junio 2018

Fiestas patrias

En septiembre las calles se inundan de souvenirs tricolores, el verde, blanco y rojo decoran los parques. La noche del 15 una multitud se congrega en la plaza principal de cada ciudad.

En los hogares las familias se reúnen para convivir, sobre las mesas hay deliciosos antojitos mexicanos o el tradicional pozole.

La noche mexicana se celebra con música de mariachi y bailes regionales que nos enorgullecen de ser y sentirnos mexicanos.

¡Viva México! ¡VIVA HIDALGO!¡Viva los héroes que nos dieron patria!

Clama la multitud que por una noche grita, sonríe y goza de felicidad. Merecido lo tenemos.

La noche del 15 de septiembre no se grita de dolor, por un momento se anestesia la memoria colectiva, nos refugiamos en la historia, olvidando nuestro presente… los secuestros, los ejecutados, los feminicidios, las fosas clandestinas, el precio de la gasolina.

Grita mexicano, tienes derecho a disfrutar aunque sea por una noche.

Diana Cámara

9 de septiembre de 2018

Los visitantes bajo la lluvia

LLUVIA

Llueve,  afuera las gotas acarician las plantas de mi jardín,

en medio de la noche suena su melodioso descenso,

en un constante tan tan, tintinean las gotitas en los charcos.

Empapado llega el visitante, abre la reja, pasa a la habitación,

dejando un rastro húmedo a cada paso,

en el bolso trae consigo rostros, melodías,lugares, despedidas;

salen y los saludo, les ofrezco una toalla y un café,

compañeros eternos, caminos que me llevan al mismo lugar.

La lluvia, la luna, una canción las trae de vuelta a casa,

cuando las coquetas de tanto soñar se pierden,

regresan al lugar al que pertenecen,

a mí, a esta oscura habitación. 

Diana Cámara

30 AGOSTO 2018