CALIGRAMA #1

CALIGRAMAAlgunos días regreso a mis raíces, aún soy la niña que papá abandonó; regreso a mi interior, al lugar oculto que sólo a mí me pertenece…

Pero crecí como lo hizo el manzano, las heridas sanaron en esa hermosa ciudad donde amigos y amantes configuraron mi existencia cubriendo con un velo dorado mis vacíos.

Ahora en mi ser llevo el sabor de un dulce baile que no fue eterno. Bailarina de la vida soy. Luz, baile y pasión, soy fandango, huapango y son.

Soy mujer, pienso, escribo. Escribo, siento,

Hoy soy una mujer fuerte, valiente, libre, sensible…

DIANA CÁMARA

Anuncios

In-conciencia

Muy cerca su conciencia se mece riendo mientras ella fornica, en su juventud la abandonó.

Ella no piensa, solo quiere sentir, pero no siente, tampoco piensa.

Diana Cámara

Tus besos son…

Son tus besos la suave brisa que despide el verano y recibe el otoño en tus ojos.

Son tus besos el escalón invertido con que tropiezo.

Son tus besos mi brusco descenso por un túnel con destino a una telaraña finita de gozo.

Son tus besos el cálido néctar, fuente inagotable de mi deseo por ti.

Son tus besos lazos elásticos que se enredan en mi locura, veneno que se esparce en mis entrañas.

Diana Cámara

Cartas en mi correo

Registros de mil historias son las cartas en mi correo, tantas veces abandonadas, empolvadas en el tiempo.

Orgullosas sobrevivientes son al fuego abrasador de la tristeza y la desolación. Viejo espejo que refleja mi juventud perdida, quien fui y ya no soy.

Altivas están como tocadiscos de vinil que susurran canciones de antaño, transportándome con alegría a los brazos de quién amé y a los lugares que visité.

Lámpara de los deseos, alfombra voladora, a un clic de llevarme a un grandioso viaje de regreso al origen, al lugar donde nacen mis suspiros.

Diana Cámara

Corazón anestesiado

Una eternidad ha transcurrido desde la última vez que tu nombre acompañó al mío. Infinitas las veces en que tu historia me persiguió.

Mencioné tu nombre hasta cansarme durante mil tardes de soledad delirante y en las noches sombrías en las que después de ti, sólo tenía a la luna como amiga.

Al borde de la locura enmudecí, mis labios no volvieron a mencionarte, el tiempo anestesió este triste corazón.

Diana Cámara

Mx

Blackbird

mau 2

Aparece entre luces tenues,

su ágil silueta se desplaza en escena,

colores danzantes adornan

un cuerpo esbelto.

 

En su presencia se dibujan trazos

sobre un lienzo dorado.

Arriba, pequeñas estrellas

forman su propio cielo.

 

Canta, vibra, se sublima,

una guitarra en sus manos divina.

Y de sus labios brota

un alma transformada en sonido.

 

La naturaleza en su voz

y un ave intenta escapar de su cueva.

Mira alrededor, el aire le ve fluir, 

acariciar su cabello,

secar su dulce sudor.

 

Cierra los ojos

y  sus manos cobijan

un extasiado corazón.

 

Blackbird se libera,

la multitud enardece

mientras en suave penumbra

él desaparece.

 

Paseo de la Reforma

ILUMINAN ÁNGEL CON LOS COLORES DE LA DIVERSIDAD

Majestuosos,

inertes e inmóviles,

fieles testigos son los edificios

que vislumbran las calles de esta ciudad,

por la que recorren los transeúntes

que lento o a prisa van.

Los ciclistas y automóviles

circulan sin parar.

Ellos que nos observaron

¿Acaso nos recordarán?

No, son los sin memoria,

sin voz,

dueños tan solo de su propia historia.

Hoy que nuestros pasos se disolvieron

en el aire, en el tiempo, en la distancia,

otros andan,

otros corren,

otros se abrazan.

Y ellos siguen ahí,

vigilantes, atentos, sin registro

entre la lluvia y el frío.

Diana Cámara